Perignon

2 enero, 2011

Señorita: -¿Qué te debo?
Moza: -Ya está pago; cortesía de ese señor.
Señorita: -¿En serio? Por lo menos me hubiera pedido algo más, un tostado.
Club Gricel, lunes 0.45hs.

22 Responses to “Perignon”

  1. elina Says:

    a ver , vayamos por parte:
    primero : Don Perignon no existe en ninguna milonga
    segundo : si te mandan algo te mandan un Federico( el cual se devuelve porsupuesto, porque produce dolor de cabeza)
    tercero: ellos te piden, claro que te vayas con ellos
    pero de la milonga delante de todos, despues no importa lo que pase…..pero que todos vean….sobre todo si tenes ese lomito.
    cositas que tiene la milonga…jaja

    • Annette Says:

      También te pueden mandar un Toso extra-brut, que no te da dolor de cabeza.
      Y es suficiente que todos vean que te mandó el champán. Pura exhibición!

    • Miriam O Says:

      En este caso, el problema no lo tiene él, que tuvo un gesto de caballerosidad, sino ella.
      Según el diálogo, el tipo no le envió un champagne ni nada, pagó su cuenta calladito, sin pedir nada a cambio, y sin exhibición. Y éso tiene su mérito.
      El problema es que la chica era limitada para evaluar éso y se quedó con lo poquito del dinero ahorrado. Y dentro de sus limitaciones, sólo atinó a pensar que de haber sabido habría podido sacado un poco más de partido al asunto: un tostadito! Ni siquiera un champagne barato.
      Aquí, la limitada era ella que no supo apreciar que lo valioso era el gesto, y no los pocos pesos ahorrados.
      Chicas, si quieren que te inviten a comer al nivel del Faena u Osaka, con un buen vino, la milonga obviamente no es el ámbito… todos lo sabemos, y los milongueros… mmm no lo sé, no experimenté pero tengo mis reservas.
      De todas formas, desconfío de los que se mandan la parte con lugares o bebidas muy caras, haciendo exhibición de lo que tienen o de lo que pretenden tener pero carecen.
      Creo que el tipo tuvo un lindo gesto, por pequeño que sea, y no pidió nada a cambio. Si sucedió así, lo que vale es la intención. Si es ficción, éso es otra historia…

      • Annette Says:

        todos tenemos siempre un interes, por más noble que sea, aun el discreto gesto de él para que ella le quede agradecida y así captar su atención.

      • Sabrina Says:

        Por supuesto, no hay que ser ilusas, nadie da puntada sin hilo. Sin excepciones.
        Igual, a mí no me arreglan con un champagne francés ni con una cena en un buen restó. No, no. Por ejemplo, yo para probar si el tipo me sirve le informo que me gusta mucho comer en el Harry Cipriani, que ya no está más aquí. Así que si me sugiere otro de la ciudad, aunque sean de los más caros, empezamos más o menos. Si, en cambio, me dice de ir al de NY o Venecia, all inclusive, me impresiona mucho mejor, y así sí le veo posibilidades…
        Todos tenemos un precio. El de algunas es un tostadito o una botellita de champagne, otras tenemos uno muy, muy alto.

  2. Miriam Says:

    En todo caso, esa rubita está muy delgada… más que un tostado tendría que comerse un locro con mucho cerdo…
    Y que labure ¡que se lo pague ella!

    • Miriam O Says:

      Miriam,
      Hay muchísimos hombres (la mayoría quizás?) que adoran las mujeres de ese tipo: rubias, altas, flaquísimas y top models. Y para mayor injusticia, quizás por esa fotito ella ganó más dinero que todos nosotros juntos en un un año, o en varios. ¡Después dicen que las modelos son las tontas!

      • Miriam Says:

        Te fijaste que tiene casi el mismo tamaño de la botella?
        PhotoShop bizarro…

      • Miriam O Says:

        Sí, tenés razón, y quizás sea también anoréxica o bulímica, o por lo menos seguro que no disfruta de la comida como nostras… Igual. Y aunque además pensemos que quizás sea (poniéndonos bien en brujas) egocéntrica, tonta y aburrida, no sepa hablar, y aunque también tiene -eso es seguro- el culo chato (observaste?) estoy segura que muchísimos tipos mueren por ella, como luce y lo que es, una top.
        Vivimos en un mundo superficial, el de la imagen, nos guste o no.

      • Miriam Says:

        Como diría mi viejo: es un galgo, sirve para correr carreras : )

  3. Dandy Says:

    Los BON O BON califican en el rubro invitaciones….?

    • Ro-mántica Says:

      nop 🙂 especialmente si los venden en el banio de la milonga.

      • Ro-mántica Says:

        El gesto es importante, pero en mi opinión, el miserable es siempre miserable porque ademas es egoísta, lo que ocurre es que mientras estas obnubilada no te das cuenta, pensás exactamente eso, “que lo vas a cambiar” el miserable no puede cambiar porque en realidad no conoce el placer de dar, pero le encanta recibir. Un Bom o Bom es un gesto hermoso pero conlleva poca creatividad, cuando querés dar pensás muy bien lo que al otro lo va a hacer feliz, pensás en ese objeto o gesto especial, no tiene que ver con cuan oneroso sea, es el cuidado que dedicas y está relacionado con el conocimiento del otro.
        Un regalo dice “te conozco”y me tome el trabajo de darte este pequenio toquen, porque te quiero y quiero que tengas algo que yo te dí.
        La gente no cambia tanto…

      • Susana de La Paternal Says:

        Ro-mántica: estoy de acuerdo con vos en que los hombres no cambian, y que los son tacaños y egoístas continuarán así hasta el final de sus vidas. Así que a ésos, mejor dejarlos solos con sus miserias.

      • Claudito Says:

        Veo que las chicas se pusieron serias. Este pechito argentino se especializa en la reparación de corazones maltrechos.

      • Miriam O Says:

        La verdad es que Ro-mántica tiene razón en exigir esa consideración especial al elenco masculino. Hay que hacerse valer.
        Así que, Claudito, si querés lograr que ella te acepte un cafecito, vas a tener que hacer algo más que proclamar tus supuestas virtudes, hay que demostrar.
        Y nada de bon o bon, ni de bonafide; También te sugiero evitar ese ofrecimiento generalizado al estilo Pancho -los piratas y mujeriegos nunca jamás caen bien-.
        Así que te quiero ver… empezá a investigar y a inspirarte …

      • Pancho el milonguero macho Says:

        Chicas
        No se preocupen y elijan bien. Yo no les voy a mandar un champagne para mandarme la parte, es que ni me gusta (yo tomo sidra). Ni tampoco un bomboncito porque los machos no somos sentimentaloides.
        Pero eso sí, les puedo prometer que las voy a dejar felices. Yo sí sé lo que las minas quieren… es mi especialidad, mi talento, y no soy nada egoísta con éso; me encanta dar y compartirlo…

      • Claudito Says:

        Sí Miriam O., tenés razón, me apanché en contra de mi naturaleza; vos me conocés como si me hubieses parido, lo parió…
        Parece ser que el cafecito con Ro ha sido postergado hasta que el rigor del invierno prescriba la noble infusión 😦

    • La Tota Says:

      Sí, Dandy, por supuesto. No les haga caso. Aunque claro, depende de su edad. Nosotras, las que pasamos los 60 lo aceptaríamos felicísimas. Y mire que si me lo ofrece no sólo me arruina la dieta (el médico me sugirió bajar 20 kilos) sino que además no me gusta el maroc. Dígame, Usted qué edad tiene?
      Una mujer-mujer, y más una ro-mántica, lo aceptaría. Y hasta pondría cara de éxtasis cuando lo come, aunque esté calculando las calorías y toda la caminata que deberá mandarse para bajarlo, y se traga rápido el maroc que no le gusta.
      Me extraña de usted, Ro, que se auto proclama ro-mántica… Se me está contagiando de la Sabrina ésa…? Una materialista de vida dudosa!
      Es que las de generaciones más jóvenes nacieron quejosas! Y lo peor: no aprendieron a manejar a los hombres. Nosotras hacíamos como que nos conformábamos con cualquier cosa, pero poquito a poquito lográbamos que nuestros maridos hicieran TODO lo que nosotras queríamos. Y encima ellos jamás se dieron cuenta de éso porque les “inducíamos” nuestras ideas. No vieron esa escena de la película del casamiento griego, cuando la mamá -que se parece mucho a mí- y la tía se juntan con el papá de la protagonista para hacer que a él se le ocurriera la idea que ellas tenían? Y le festejan la ocurrencia! Es así como las de mi edad supimos mantener los matrimonios.
      Chicas, acepten el bon o bon, que ya habrá tiempo de hacerle entender (pero con amabilidad, como en el Casamiento griego ése) qué tipo de comida, de presupuesto y de estilo de vida necesitan ustedes, ellos y hasta la familia.

      • Miriam Says:

        Tota, su mensaje me gustó.

        Yo he aceptado una flor campestre de las amarillas bien chiquititas… cuando él me dijo: “te traje flores”.
        Con el tiempo, él entendió qué flores me gustaban, pero el gesto siempre lo tuvo.

      • Miriam O Says:

        Tota
        A mí también me gustó. Y además me encanta esa película a la que hace referencia: Mi Gran Casamiento Griego, no?. La ví varias veces.
        Si no me equivoco, la escena que menciona es la que se encuentra en siguiente link (minutos 4,30 a 7):


  4. […] el  5° puesto encontramos un clasico femenino: nada es […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: