Finanzas

7 diciembre, 2010

Señorita 1: -Ése no baila bien pero tiene un montón de guita.
Señorita 2:
-¿Cuál, cuál? Mostrame así le bailo.
Club Gricel, sábdo 1.25hs

23 Responses to “Finanzas”

  1. Sabrina Says:

    ¡Ésa soy yo!
    ¡A quién le importa el baile!

  2. fritz Says:

    …a girl’s best friends!

  3. ro-mántica Says:

    Tenes mucha razón Sabrina, después de todo, no encuentro diferencia alguna entre el dialogo del post y los caballeros de la milonga que noche a noche bailan con damas inexpertas por sus atributos físicos y la posibilidad de revolcarse en la pasión desenfrenada del sexo ocasional y esto, a todo el mundo le parece comportamiento rutinario.
    Mientras tanto las ro-manticas que tratamos de permanecer ajenas a estas lucubraciones tenemos que esperar que nuestros amigos tengan sinceros deseos de tan solo “bailar”.
    Un día de estos me cambio de bando, hago un desarreglo importante y regalo mis encantos indiscriminadamente… eso si, tendría que cambiarme el nombre a Re-fornicadora 🙂

    • Cliff Says:

      avisame cuando llegue ese dia Ro 😉

    • La Tota Says:

      Yo la entiendo a Sabrina.
      Casi nunca estoy de acuerdo con ella por esa vida licenciosa que lleva, que no me gusta. Pero cuando alguien tiene razón, tiene razón.
      Y parecería que ella está sentando cabeza y quiere formalizar. Y las mujeres tenemos que pensar en el futuro … porque si es por los hombres, ellos viven de farra y listo.
      Y con un milonguero seco no se llega a nada.
      Si baila mal, poco o más o menos, no importa. Si tiene plata todo se arregla. Total va a poder pagarse un profesor, y meta clase, meta clase, a la larga aprende. Y así, todos contentos.

  4. Claudito Says:

    Me niego a creer que entre milongueras pueda darse semejante diálogo; no, no, me niego.

  5. Miriam Says:

    Para mí es un diálogo de lo más común en Argentina, en Europa nunca escuché algo así ni entre mujeres, ni entre hombres.
    Será la crisis eterna…

    • Miriam O Says:

      Miriam
      Yo viví en Berlín y solíamos encontrarnos con una muy amiga española y una francesa, y bueno. No te cuento las charlas. Cambiábamos de idioma para despistar a los que paraban la oreja, mozos incluidos. Ellas son europeas.
      Ni hablar de las conversaciones con/entre italianas /italianos en Italia y Alemania.
      Ahora no vuelvas con eso que dicen algunos que hay distinta clase de Europeos…
      Lo mismo me sucedió con americanas, españolas y francesas en otro escenario (Líbano). Te sorprenderías de lo que en las cosas que se dicen y cuentan en confianza en países sexualmente “cerrados”. Un ejemplo: un día veo venir del baño (estábamos en un café) a un colega, de 50 años estilo Don Juan, alemán pero había vivido en tres países latinoamericanos muchos años. Había recibido de una desconocida una invitación a un interesante menú de opciones que sólo excluía el sexo normal (la chica quería conservarse técnicamente “virgen”). Dos años ahí fueron tan educadores como las 6 temporadas de Sex and the City.

      • Miriam Says:

        Bien, pero yo no hablaba de sexo, sino de interés en el bolsillo ajeno…

      • Miriam O Says:

        aahhhh!
        Sí, es cierto. No es que me ponga en defensora de pobres. Pero nosotros , aunque menos correctos, obvio, somos más honestos. Porque te aseguro, que ellos no lo hablan, pero lo piensan. Y cómo! Y toman recaudos, si tienen plata, se casan con un acuerdo pre-matrimonial. Conviví con alemanes, tengo varios ex entre ellos, conozco a sus amigos y familiares. Lo que dicen cuando te incorporan (cuando estás con uno “de ellos”). Hasta he tenido que aconsejar a unas cuantas mujeres en temas financieros, a pesar de que no era mi país… Hombres y mujeres, alemanes, españoles, franceses, italianos, suizos… piensan y hablan de ello. Y cuando tienen confianza, también te lo dicen, y lo hablan abiertamente. Sobretodo los franceses. Y también aceptan o descartan en función de ello, en secreto o no.
        Y en países árabes, los más incorrectos del mundo, sexo con cualquiera, pero formalizan sólo con quien encaja en un cierto nivel social, económico,y en la familia o clan y religión adecuados. Eso, cuando pueden elegir, y no los “casa” la familia.

      • Miriam Says:

        Bien, voy a ser insistente porque sino esto es una gran confusión de temas, ubiquemos este diálogo sólo en el ámbito de la milonga.

        Todos seleccionamos con quien bailar, o con quien estar, con criterios muy diversos, y para mí el honesto es aquel que va de frente y te dice lo que piensa y lo que busca, sin prejuicios.

        En Argentina nunca vi que una mujer rechace la invitación de un hombre muy bien vestido, sin embargo, si va vestido “como pobre”, le va a costar sangre que una chica le salga a bailar, salvo que sea el rey de la pista… a veces es el caso, porque aquel que invirtió su tiempo y dinero en aprender a bailar no es ricachón.

        Una mujer sin dinero que busca bailar con ricachones, esperando alguna que otra recompensa (aunque sea una invitación a cenar) es entendible, y hasta es una necesidad.

        En Argentina hay mucha pobreza, y algunos (o muchos) hombres y mujeres buscan conocer gente con dinero. Muchos extranjeros son engañados en la milonga con palabras de amistad y de amor.

        Y vuelvo a decirlo, la/el europea/o no se arrima a bailar con alguien pensando en enamorarlo (=obtener invitaciones), casarlo (=ganarse un bienestar económico por tiempo indeterminado), y que luego la saque del país (=vivir en un país mejor). ¿Por qué? No porque sean más honestos, sino porque los europeos no tienen la necesidad.

        Los taxi dancer y las prostitutas son honestos…

  6. ro-mántica Says:

    Jajaja, yo se de unos cuantos europeos que se han llevado joyitas de nuestras milongas, mujeres ignotas, poco atractivas y de dudoso pasado que ahora viven a la gran Maxima Zorreguieta style en el viejo continente…en fin, viveza criolla creo que le llaman, no? o será que las latinas somos hot.

    • Miriam Says:

      La viveza no es sólo de los criollos…
      Se ven muchas asiáticas casadas con europeos de clase media (ni siquiera clase alta)… no sé cómo bailarán, pero parece que cocinan rico 😉

      • Miriam O Says:

        Yo no hablaba de la milonga, porque no es un ambiente que conozca bien, sino en general.
        Igual, a mí no me parece mal. Son distintas opciones.
        Es que históricamente, los hombres han tenido un rol natural de “proveedores”, y las mujeres de “contenedoras” afectivas. Esto cambió en los últimos 50 años, en países desarrollados. Y en países medios, como en Argentina, sólo hasta donde la situación económica se lo permite. Las mujeres que no pueden mantenerse o no tienen ganas de trabajar, se buscan un marido. Si tienen ganas de viajar, se buscan un extranjero. Qué tiene de malo eso? Si se quedan todos contentos, cada uno encuentra la horma de su zapato.
        Hay muchas maneras de vivir y hasta de “enamorarse”, son válidas. Alguno diría, hasta “naturales”.
        En países más pobres, esto se profundiza porque hace a la supervivencia.
        Es más, en países anglosajones muchos hombres compran mujeres por catálogo “para casarse”. En serio. El menú de opciones es: Centroamericanas (esp. dominicanas), Africanas y Asiáticas (filipinas, tailandesas, etc). Estas últimas son las más apreciadas porque, se dice, limpian bien y, sobretodo, “no se quejan”.
        Sucede que está muy difundida la visión entre sajones de que con esto de la igualdad entre los sexos, las mujeres se han convertido en casi hombres: que se han vuelto duras e insensibles (el vocero más extremo de esta visión es el escritor Michel Houllebecq). Y yo creo que tienen algo de razón.
        Entonces tanto en su país como cuando se van de viaje, andan en busca de mujeres más dulces y tiernas (está en los genes buscar eso), ergo: extranjeras, y menos feministas. Si no consiguen una que “gratuitamente” les de bola, milonguera o no, la compran por catálogo.
        Así que, Miriam, ojo cuando defendés la igualdad y el “respeto” de los hombres hacia las mujeres. Hay países en donde se ha llegado al extremo en que los hombres ya no toman un ascensor solos junto a una mujer porque temen un juicio por acoso! Cómo van a querer casarse con mujeres así!
        No es cierto eso que dijiste alguna vez que los hombres no quieren tener hijos o casarse. Hasta pagan por ello! Lo que pasa es que quieren mujeres menos duras, que no parezcan otro hombre o una roca. Si no les permitís sentirse hombres, se buscan una que sí lo haga, y “no se queje”, cueste lo que cueste ($). Por eso tienen éxito las Sabrinas y las de asiáticas.
        Así que “ojo al piojo” con el feminismo, diría mi abuela. Y no critiquemos tanto, cada uno que viva como quiera, mantenida, mantenedor. Mientras no abusen de niños, no los casen contra su voluntad, yo estoy a favor de que haya un amplio menú de opciones de vida y de amor. La “diversidad” es más humana y divertida que la homogeneidad. 🙂

      • Miriam Says:

        Miriam O,

        Si releés todo lo que escribí en este post, verás que en ningún momento juzgué como buenas o malas estas conductas. Simplemente las analizo, y hasta se podría llevar a cuestiones de colonización y de etnias.

        Mi posición es neutra 😉

        Y no mezcles lo que digo en otros post, porque me gusta hacer bromas hasta con lo que no pienso.
        Eso de reciclar frases sueltas es un chip de abogados 😀

      • Miriam O Says:

        Y bueno, lo que escribiste en otros posts, yo lo uso: “lo escrito, escrito está”.
        Es cierto, trampa y defecto profesional :)Por eso nadie nos quiere. Y nosotros jugamos con placer a eso, ponernos de un bando o del otro, y argumentar. Sofistas natos.
        Aunque te confieso, que hasta ahora he sido de las independientes. No obstante, en estos días, he escuchado alguna oferta tentadora para cambiar de bando … Empecé a preguntarme, tantos años de esfuerzo… Para qué? Quizás sea tiempo de un descanso y de probar otra cosa … 🙂

      • Claudito Says:

        Miriam O, venía tratando de seguir la conversación pero al final confieso que me perdí. No sé cuales son los bandos, por lo tanto mal puedo entender a cual te tentaron para pasarte y si debo o no alarmarme por ello. Dicen que hay que probar de todo, aunque yo nunca comulgué con esa idea.

      • Miriam O Says:

        Claudito
        Los dos extremos serían mejeres “independientes” y “dependientes” en su estado puro. Luego están los “grises” o “sui generis” si queremos hablar bien.
        Pero decime, qué es lo que no querés probar ? Porque yo recuerdo unas fotos tuyas… ésa con los grupos de presión por el matrimonio igualitario, y otra en una situación medio comprometida…
        De todas formas, a mí me parece bien cualquier elección, te vamos a apoyar. Pero ahora contame vos qué probaste y qué no.

      • ro-mántica Says:

        Ahora estamos hablando de “eso”????

      • Claudito Says:

        Yo ya no sé de qué estamos hablando, pero informo al público que la causa a la que Miriam O se refiere prescribió, sin que se me pudiera probar nada (ya que de probar se trata).

    • Sabrina Says:

      Ro-mántica: Todas las armas son válidas para la supervivencia.
      Hay algunas que decidieron estudiar, laburar y bancarse solas. Otras no (pobres o ricas), como yo, nacimos más vagas, menos inteligentes, o en familias menos adecuadas. Éntonces, qué nos queda? Buscar un tipo que nos banque, uno con plata.
      Un pobre no nos sirve, se los dejamos a las ricachonas, a las que ya le sacaron el jugo al ex marido, a las independientes, a las ro-mánticas.
      Ahora bien, en la milonga la mayoría son tirados. Las posibilidades de encontrar uno con plata son ínfimas (entre los extranjeros hay poquísimos ricachones, y los de clase media no viven tan bien y son tacaños). Hombres es mejor buscar fuera, en buenos restoranes, fiestas privadas u hoteles 5*.
      Y qué tiene de malo la viveza criolla a la hora de enganchar un tipo?
      Unas nacieron más lindas y con buenos cuerpos, o en familias ricachonas “de sociedad” que les aseguraron futuro, contactos y maridos. Y éso es mérito? No.
      Es al revés. Las que no tuvimos tanta suerte nos los merecemos más. Porque los atributos fisicos los tuvimos que auto-desarrollar, los contactos sociales los tuvimos que crear, las posibilidades las “laburamos” (con viveza criolla o pagándolo de otro modo). Éso sí es mérito.

  7. Miriam Says:

    Pobres los caballeros, en este sentido se encuentran en desventaja…
    La única que les queda a los de 30 años es enroscar una jobata de 60 con plata… y después trabajar mucho para que el jardín le de una flor 😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: